Trabajadores de tiendas comerciales de L.A. en la incertidumbre

POR: ARACELI MARTÍNEZ ORTEGA 15 MARZO 2018

La mayoría de quienes trabajan en este sector no tienen seguro médico y nunca saben cuántos días van a trabajar, revela un estudio de UCLA.

A pesar de que Carmen White tiene 25 años de trabajar para una farmacia en Los Ángeles, nunca sabe cuáles serán sus días de descanso ni sus turnos la siguiente semana.

“Por lo menos, gracias a que soy sindicalizada, trabajo 40 horas pero la mayoría de mis compañeras que trabajan en la industria de las ventas al menudeo laboran tiempos parciales y no tienen un seguro médico”, dice.

White comenta que los trabajadores de este sector viven en la incertidumbre de no saber qué días va a trabajar la siguiente semana, desconocen sus horarios y días de descanso, lo que les genera una gran inestabilidad familiar. “Uno no puede definir sus eventos familiares ni programar sus necesidades médicas”, se lamenta White quien es supervisora en una farmacia líder.

Un nuevo estudio de la Universidad de California en Los Ángeles encontró que 8 de cada 10 trabajadores en el sector de ventas al por menor de Los Ángeles como supermercados, farmacias, y tiendas comerciales carecen de un horario laboral establecido, por lo que los días de trabajo, turnos y números de horas pueden variar drásticamente cada semana.

“Una trabajadora que entrevistamos para este estudio nos dijo que le dieron 15 horas en una semana, la pasada ocho horas, y la anterior cuatro horas. Realmente con ese sueldo no puede pagar sus cuentas. Por eso encontramos que uno de cada dos trabajadores de este sector pagan sus facturas tarde”, dice Janna Shadduck Hernández, investigadora principal del estudio: Crisis de Horas: Horarios Inestables en el Sector de Ventas al por Menor de Los Ángeles.

“El promedio de ingresos para estos trabajadores es de 22,000 dólares al año. ¿Quién puede vivir con ese ingreso?”, cuestiona la también directora del proyecto en el Centro Laboral de UCLA.

El sector de ventas al por menor tiene arriba de 140,000 trabajadores en Los Ángeles. Son el segundo mayor empleador en el condado después de la industria del cuidado de la salud.

“El 57% de todos los trabajadores de esta industria son latinos”, precisa la investigadora Hernández.

Entre los resultados de la investigación destacan que el 77% de los trabajadores reciben una semana antes sus horarios de la siguiente semana, y la mayoría enfrentan cambios de último minuto, incluyendo la cancelación después de que sus horas fueron entregadas o publicadas en el tablero de la empresa.

Los cambios constantes en los horarios labores hacen difícil que los trabajadores mantengan estabilidad en sus vidas, incluyendo el poder estudiar, conseguir quién cuide de sus hijos, y trabajo adicional.

White dice que ella sabe el horario de su siguiente semana los viernes. “El problema es que la gente siempre tiene que estar de guardia a la espera de ser llamado para trabajar”, dice.

Continuar Leyendo Aqui